La milla verde.

En definitiva eh de tener algo mal, una especie de maldición, ya que de los perros que “ayudado” de la calle han muerto siempre después de estar en casa un tiempo… el primero fue Chihuahua uno que sin percatarme tenia moquillo y de igual manera agravio cuando lo duche, tuve que dormirle. La segunda fue Canela… si la perrita de la entrada anterior… no supe que tenia, para cuando llego el veterinario ya era demasiado tarde. Fue tan rápida su enfermedad apenas unos dos días desde que mostró un síntoma a que murió. En el mismo pasillo… recuerdo mucho con eso el libro de “la milla verde”. Siento que es un patíbulo ese lugar… espero que Volt no corra con la misma suerte aparenta estar todo bien y esta en un tratamiento preventivo. Apenas y pase el periodo de cuarentena estará nuevamente en disponibilidad de adopción… por cierto muy buen libro el de la milla verde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s