Paciencia

“El Héroe reconoce la señal… La Perseverancia consigue la victoria, Y la Paciencia gana la carrera”.

Cuando alguien menciona la palabra: PACIENCIA! Lo primero que me viene a la mente es el hecho de esperar. Generalmente tendemos a enfocar el significado de la paciencia con el hecho de aguantar  a la gente molesta o el hecho de responder correctamente ante momentos y circunstancias difíciles. Si un amigo me desespera, ¡Se paciente! Si el paquete que tanto hemos estado esperando no llega, ¡Se paciente! Si la comida no esta lista y siento que han pasado días desde mi ultima comida, ¡Se paciente! Es cierto, cada quien podrá tener una definición de lo que es la paciencia, pero muy pocos en realidad saben lo que esto implica.


La paciencia es: Aceptar una situación difícil sin fijar un plazo para que se resuelva. Es tomarse el tiempo necesario para llegar a la solución correcta, en lugar de aferrarse a cualquier esperanza que se presente.

Cuando un hijo quiere un juguete y lo quiere AHORA! Una madre quiere resolver el problema y lo quiere hacer AHORA! Un padre busca un mejor trabajo y lo quiere AHORA! Seamos sinceros, la paciencia es dura, cierto? Son las dos de la tarde, el trafico está ha reventar y el semáforo no sirve, espera! El día es caluroso, has tenido un día ocupado y el aire del carro no sirve, Aguanta! Un problema se avecina, el encargado de resolverlo no toma iniciativa, suena tentador tomar el asunto en tus manos, qué hacer? …Relájate!

No ha sido un día fácil, la mas leve irritación acelera tu interior, junto a ti se sienta alguien tronando el chicle, en el cine escuchas unas voces y para tu desgracia provienen del asiento de atrás, hay una fuga en tu casa y la gotera no te deja dormir… qué hacer con tales irritaciones? Sé paciente! Examina el lado positivo de una situación que te irrita y aprende a trabajar con ella. “La paciencia alcanza la paz, la precipitación los lamentos”.

Cuando pensamos en qué es la paciencia generalmente pensamos  en el hecho de “esperar” cierto? Pero hay dos maneras diferentes de esperar… la pasiva y la activa. Muchos de los problemas que enfrentamos hoy es la falta de acción en medio de la espera. La paciencia no es dejar de hacer, sino que implica trabajar con lo que tenemos mientras esperamos con calma las cosas que están fuera de nuestro control.Las personas fuimos diseñadas para la actividad, es decir que es imposible verdaderamente desconectarnos por completo de alguna responsabilidad. La paciencia es necesaria en lo respecta a esperar en algunas áreas sin dejar de avanzar en otras. Quizás podamos detener un poco nuestras actividades, dejar a un lado los libros, las tareas, y exámenes  y disfrutar de unas buenas vacaciones; apagar el celular y gozar de un tiempo familiar, pero pase lo que pase el tiempo nunca lo podremos detener, las rutinas, los horarios, los planes quizás cambien, pero el tiempo sigue, por eso es importante Esperar Activamente! Hay veces que habrá cosas que no podamos cambiar, situaciones que simplemente pasaron y no hay mas que hacer sino aceptarlas, por ello  es que la paciencia ACEPTA las consecuencias.En la vida llegarán momentos en que no queramos aceptar nuestro estado, días en que lidiar con nuestro presente resulta casi imposible, sin embargo la paciencia es dejar calladamente el pasado y adoptar sus consecuencias como la base para avanzar. Las cosas no suceden por obra de la casualidad, todo tiene un por qué y un para qué, es por ello que la paciencia nos ayudará a aceptar nuestra situación y sacar de ella lo mejor para poder continuar. Es en la paciencia que la perseverancia toma fuerza. Debemos reconocer las pruebas, aprender de ellas, detenernos, tomar fuerza y perseverar.

Santiago 1:2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna. 5 Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada. 6 Pero pida con fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. 7 No piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.

“Paciencia y diligencia, al igual que la fe, remueven montañas"
William Penn

Caracter Joven
by Ady Terán
Meditaciones sobre como nos guía Dios en la vida


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s