Ansiedad

Arthur Schopenhauer empieza, en “los dolores del mundo”, escribiendo/diciendo: Si nuestra existencia no tiene por fin inmediato el dolor, puede afirmarse que no tiene ninguna razón de ser en el mundo. Porque es absurdo admitir que el dolor sin término que nace de la miseria inherente a la vida y que llena el mundo, no sea más que un puro accidente y no su misma finalidad. Cierto es que cada desdicha particular parece una excepción, pero la desdicha general es la regla.

Somos demasiadas personas habitando aquí dentro, fragmentados en personalidades. Similar a “fragmentado” o “intensamente” (ambas peliculas, generos muy distintos). Y para cualquiera de nosotros (hablando en primera personas) hay material para agrandar dicha personalidad.

Está mi yo fatalista, que como Arthur, piensa que el sin sentido de la vida es el sentido de la misma. Y me identifico con esa literatura, y afirmó como diciendo amén a fragmentos como “El día de hoy es malo, y cada día será más malo, hasta que llegue el peor”.

Sin embargo también soy otro yo, el yo que no quiere eso, que se revela y trae al consciente frases de otros tiempos, que ahora parecen lejanas, como: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.” Isaías 26:3. Es esta batalla de la mente, entre mis fragmentos (diferentes yos) queriendo tomar el control. La personalidad mejor alimentada será la que predominará y menguara la “desnutrida”. Vamos a darme (aunque muchos dijeran darle) una oportunidad, a mi yo que quiero ver vencedor, con Max Lucado y su “Ansiosos por nada”.

Destino

El destino (como predestinado) no existe, aunque me gusta creer que si. El universo no confabula a mi favor, pero tampoco en mi contra (aunque a veces lo pareciera, pregunten a Schopenhauer).

El destino (como objetivo) existe cuando lo formamos con desiciones, acciones y elecciones. Sin embargo, puede cambiar con el tiempo… No es inmutable, y del mismo modo terco, me gusta creer que si. Me gusta creer que podemos conseguir la fuerza para sobrepasar obstáculos y alcanzar destinos.

En ninguno de los dos enfoques hay garantía de alcanzarlo, pero en el circulo interno, hay mas probabilidad de que suceda. Y sin embargo, algunos “destinos” están muy fuera del circulo de influencia. ¿Se podría ampliar el circulo de influencia para cubrir ese aspecto? ¿Tiene caso angustiarnos? ¿Qué hacer con ese destino? Son obvias las respuestas teóricas, eso me parece, pero es más difícil la respuesta practica y más aún cuando no estas seguro (o no has aceptado) el circulo en que se encuentra ese destino.

Experimento

Crear los siguientes hábitos:

  1. Levantarse temprano, tener tiempo para salir sin prisa (planificar el descanso).
  2. Ejercitarse, al menos 30 minutos al día (caminar en mi caso)
  3. Meditar, tiempo para relajarse. Mente en blanco (una vez al día)
  4. Establecer metas, semanales primero (y programarlas en el calendario). Establecer metas a largo plazo y estrategias para llegar, arriesgarse.
  5. Conocer nuevas personas, hacer lista de personas que conozco y separar en dos grupos: personas exitosas y personas tóxicas (alejarse de las tóxicas). Asistir a eventos y exposiciones de mi agrado, y conocer personas con intereses en común.
  6. Leer de manera enfocada, leer con un propósito. (definir propósito antes de elegir lectura). Si no se puede leer, escuchar audiolibros o podcast. Leer por diversión para el domingo.
  7. Mantener enfoque minimalista, en todos los aspectos de la vida.
  8. Controlar los gastos, no comprar nada inútil. Para comprar algo grande (costoso)  preguntar antes ¿me hará mejor? ¿será útil?, si la respuesta es SI esperar dos o tres semanas, y si aun sigue siendo la misma respuesta, entonces, comprarlo.
  9. Disfrutar el momento, estar presente (la consciencia) en lo que se está haciendo sin pensar en otra cosa.

Evitar:

  1. Dormir demasiado.
  2. Trabajar para otros.
  3. Hacer todo solo.
  4. Ver televisión en tiempo libre. (Ver televisión en cualquier tiempo).
  5. Descuidar la apariencia (adiós barba silvestre).

 

The Other Pair

 

Based On A Situation Of Ghandi’s Life
Directed by : ٍSarah Rozik
Screenplay : Mohammed Maher
D.O.P : Haitham Nasser
Edited by : Eman Samir
Sound Engineer & Music : Mohamed Hassan Elhanafy
Art Director : Hassan Elplisy
Production Manger: Yasser Elfishawy
Actors : Ali Rozik & Omar Rozik

 

El tren y los zapatos.

Iba Gandhi junto con un amigo a tomar un tren. Como no tenían dinero, trataban de subirse en marcha a un tren de mercancías, cuando éste estaba arrancando.

Vieron el tren arrancar, así que empezaron a correr hacia él, para poder subirse con un salto. Al saltar, a Gandhi se le cayó uno de sus zapatos. El tren ya iba demasiado rápido como para bajarse, coger el zapato y volverse a subir.

Gandhi tiró el otro zapato.

El amigo, sorprendido, le preguntó:
-¿Por qué has hecho eso?
A lo que Gandhi respondió:
-A mí, este zapato suelto no me sirve de nada, en cuanto lleguemos a destino tendré que hacerme con otro par. A la persona que encuentre el zapato que se me cayó, ese zapato suelto no le servirá de nada. Así, al menos, alguien se encontrará con un par de zapatos, y le serán de utilidad…