Curiosidades 03

Me agrada ASK porque algunas preguntas me parecen interesantes, no me agrada tanto el detalle del anonimato, sin embargo, es una dinámica interesante para anular la inhibición al momento de hacer preguntas. Hace unas horas me han hecho la siguiente pregunta: “La gente estúpida nace o se crea ?? Jaja

Y sin profundizar en la redacción de la misma, u ortografía (que a todos nos llega a fallar), pasare directo a la respuesta que he de publicar.


«Quod natura non dat, Salmantica non præstat» que significa algo así como “Lo que la naturaleza no te da, la universidad no te presta” (Lema de la Universidad de Salamanca, en España).

Entonces las capacidades las restringe la genética (los aparentes azares de) pero a partir de ese punto es el entorno y el temperamento (o carácter) del individuo lo que la limita o impulsa. Y a partir de cierta edad o momento en que empiezas a tomar conciencia de ti mismo, es la decisión impulsada por el deseo de querer/ser más (más que solo un producto de agentes externos y reacciones instintivas) la que te hace/mueve a desarrollar al máximo tus capacidades (según te alcance la voluntad). Y de ahí el proverbio japonés que dice “la disciplina termina por vencer a la inteligencia”.

Entonces, las opciones no son muchas… Se puede nacer, pero esforzándose puedes aparentar no serlo (y de facto no serlo). Y puedes no serlo (o no haberlo sido de nacimiento) pero con entrenamiento y obstinación, cultivando tu mente en desinformación y tomando desiciones no acertadas, puedes llegar a serlo.

Por ejemplo, después de tanto camino recorrido por la humanidad en la ciencia… Empieza a haber (de nuevo) personas que se sienten iluminadas al sostener la falacia (que ridículamente/ignorantemente llaman teoría) de que la tierra es plana (redonda pero plana), estática (no se mueve) y que todo gira por fuera del gran domo que la contiene.

*Por cierto, solo para dejar completamente claro, ese es un ejemplo donde una persona con capacidades mentales, normales, atrofia su estructura mental a consecuencia de aceptar como ciertos silogismos lógicos pero falsos.

Hay que poder diferenciar la información, porque aunque en Internet tenemos prácticamente TODO el conocimiento a nuestro alcance, también tenemos TODAS las falacias posibles. Debemos evitar ese conocimiento y estructuras, para no terminar siendo “lisiados mentales”.

¿Nacen o se hacen? Ambos casos son posibles. Y la mejor parte de todo el asunto es que ¡tu puedes ser lo que tú quieras!

50mm

Plays Estudio #17 para violín Rodolphe Kreutzer
ISO 800, F5.6 50mm, 1920 25fps, T6 Rebel.

Continuando con los tips para el estudio casero, se han cambiando un poco los parámetros y la lente, a una de 50mm, se consigue un mejor enfoque y un fondo completamente blanco (ver en HD).

Vale la pena adquirir ese lente, aunque no puedes hacer acercamientos (zoom) solo puedes cambiar el enfoque. Es el más pequeño de los tres lentes que tengo.

Favoritos

Me gustan las pinturas de Van Gogh, la simpleza con que escribe poemas Jaime Sabines, las frases que te dejan pensando (o recordando) de Julio Cortázar en Rayuela, me agrada como canta Sabina (cosas que no tienen sentido hasta después, que te pasan) o el sonido de AC/DC en Highway to Hell.

La elección de algo como “favorito” esta relacionada con lo te hace recordar, mas que con el talento del artista (aunque claro, también eso es importante).

Destino

El destino (como predestinado) no existe, aunque me gusta creer que si. El universo no confabula a mi favor, pero tampoco en mi contra (aunque a veces lo pareciera, pregunten a Schopenhauer).

El destino (como objetivo) existe cuando lo formamos con desiciones, acciones y elecciones. Sin embargo, puede cambiar con el tiempo… No es inmutable, y del mismo modo terco, me gusta creer que si. Me gusta creer que podemos conseguir la fuerza para sobrepasar obstáculos y alcanzar destinos.

En ninguno de los dos enfoques hay garantía de alcanzarlo, pero en el circulo interno, hay mas probabilidad de que suceda. Y sin embargo, algunos “destinos” están muy fuera del circulo de influencia. ¿Se podría ampliar el circulo de influencia para cubrir ese aspecto? ¿Tiene caso angustiarnos? ¿Qué hacer con ese destino? Son obvias las respuestas teóricas, eso me parece, pero es más difícil la respuesta practica y más aún cuando no estas seguro (o no has aceptado) el circulo en que se encuentra ese destino.

La francesa

Me dice que está aburrida de la gente. Las conversaciones se repiten. Siempre los hombres empiezan interrogándola en español: «¿Usted es francesa?» y continúan con la afirmación en francés: « J’aime la France». Cuando, a la inevitable pregunta sobre el lugar de su nacimiento ella contesta «Paris», todos exclaman: «Parisienne!», con sonriente admiración, no exenta de grivoiserie como si dijeran «comme vous devez êter cochonne!». Mientras la oigo recuerdo mi primera conversación con ella: fue minuciosamente idéntica a la que me refiere. Sin embargo, no está burlándose de mí. Me cuenta la verdad. Todos los interlocutores le dicen lo mismo. La prueba de esto es que yo también se lo dije. Y yo también en algún momento le comuniqué mi sospecha de que a mí me gusta Francia más que a ella. Parece que todos, tarde o temprano, le comunican ese hallazgo. No comprendo -no comprendemos- que Francia para ella es el recuerdo de su madre, de su casa, de todo lo que ha querido y que tal vez no volverá a ver.

FIN

Adolfo Bioy Casares