Lovers go home

Ahora que empecé el día
volviendo a tu mirada
y me encontraste bien
y te encontré más linda
ahora que por fin
está bastante claro
dónde estás y dónde
estoy
sé por primera vez
que tendré fuerzas
para construir contigo
una amistad tan piola
que del vecino
territorio del amor
ese desesperado
empezarán a mirarnos
con envidia
y acabarán organizando
excursiones
para venir a preguntarnos
cómo hicimos.

Mario Benedetti


No estoy completamente seguro, me parece he experimento una primer excursión del vecino territorio del amor, no fue organizada, fue espontánea. Esta serie de atenciones y sentimientos que le tengo, puede que ya no se encuentren en donde pensaba estaban.

Aquello en donde ponemos nuestra atención termina por crecer, y nunca he sabido ocultar lo que siento. Dice Horacio Oliveira, personaje de Rayuela, que no se puede elegir en el amor, pues es un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio.

Esto es mas como la construcción de una catedral, una obra sagrada, sin prisa y con tiempo, cuidando los detalles. Teniendo como objetivo la edificación, no que caiga el rayo. Sin embargo, si debe hacerlo, sea bienvenido… tampoco voy a colocar un pararrayos.

Alicia y el conejo

– ¿Pero tú me amas? – Preguntó Alicia.
– ¡No, no te amo! – Respondió el Conejo Blanco.

Alicia arrugó la frente y comenzó a frotarse las manos, como hacía siempre cuando se sentía herida.

– ¿Lo ves? – Dijo el Conejo Blanco. Ahora te estarás preguntando qué has hecho mal, para que no consiga quererte al menos un poco, qué te hace tan imperfecta, fragmentada. Es por eso que no puedo amarte.

Porque habrá días en los cuales estaré cansado, enojado, con la cabeza en las nubes y te lastimaré. Cada día pisoteamos los sentimientos por aburrimiento, descuidos e incomprensiones.

Pero si no te amas al menos un poco, si no creas una coraza de pura alegría alrededor de tu corazón, mis débiles dardos se harán letales y te destruirán. La primera vez que te vi hice un pacto conmigo mismo : «evitaré amarte hasta que no hayas aprendido a amarte a ti misma». Por eso Alicia no, no te amo. No puedo hacerlo.

Fragmento de “Alicia en el país de las maravillas” de – Lewis Carrol

Barra libre.

Son casi las tres de la mañana, es sábado (martes, o cualquiera de estos últimos días), acabamos de cerrar el negocio. Habrá que empezar temprano el día para volver a hacer lo mismo que hoy. O quizá un poco más. Y en realidad solo tengo mente para una o dos cosas.

Empece a leer “Días sin tí” de Elvira Sastre (ES) por recomendación de AC. (¡me esta fascinando! Gracias). Y me he puesto a investigar un poco, sobre ella, a esta hora que es mi tiempo libre.

Encontré sus inicios escribiendo en un blog en 2007, en octubre del 2019 fue su última entrada y aun esta en línea. No encontré un lugar donde abiertamente reconociera su autoría, sin embargo, en una versión antigua (aun no borrada de su pagina oficial), hay un enlace a su blog. Seguramente navegando en las entradas del mismo, algo he de encontrar.

La pagina (dentro del dominio oficial https://elvirasastre.net) abandonada es https://elvirasastre.net/poemas/ donde se encuentra el enlace a su blog https://bleuparapluie.blogspot.com, ¿cuál habrá sido su auto biografía? (https://www.elvirasastre.net/biografia.html) Ya no aparece disponible, el enlace esta roto. No sé si les ha dejado como migajas (pistas) para los curiosos. Me alegra no les borrara.

Todo empezó con unos ojos azules, es el titulo de su primer publicación. Y Ya nadie conocerá nuestra historia es la última, irónicamente en sus escritos (seguramente) esta plasmada esa historia. Este es el poema, que nos regala en su blog. Ha de haber sido algún punto agradable entre los ojos azules que iniciaron todo y la ultima entrada. Disfruten.

Elvira Sastre, recitando poesía. enero 27, 2013.

Nota: Si vuelves a abrir un negocio, que los horarios sean mas compatibles. Y, preferentemente, que sea complementario a los que ya tienes. Y que sea algo que te guste, quizá podrías terminar escribiendo algún libro o dando conciertos.

Ansiedad

Arthur Schopenhauer empieza, en “los dolores del mundo”, escribiendo/diciendo: Si nuestra existencia no tiene por fin inmediato el dolor, puede afirmarse que no tiene ninguna razón de ser en el mundo. Porque es absurdo admitir que el dolor sin término que nace de la miseria inherente a la vida y que llena el mundo, no sea más que un puro accidente y no su misma finalidad. Cierto es que cada desdicha particular parece una excepción, pero la desdicha general es la regla.

Somos demasiadas personas habitando aquí dentro, fragmentados en personalidades. Similar a “fragmentado” o “intensamente” (ambas peliculas, generos muy distintos). Y para cualquiera de nosotros (hablando en primera personas) hay material para agrandar dicha personalidad.

Está mi yo fatalista, que como Arthur, piensa que el sin sentido de la vida es el sentido de la misma. Y me identifico con esa literatura, y afirmó como diciendo amén a fragmentos como “El día de hoy es malo, y cada día será más malo, hasta que llegue el peor”.

Sin embargo también soy otro yo, el yo que no quiere eso, que se revela y trae al consciente frases de otros tiempos, que ahora parecen lejanas, como: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado.” Isaías 26:3. Es esta batalla de la mente, entre mis fragmentos (diferentes yos) queriendo tomar el control. La personalidad mejor alimentada será la que predominará y menguara la “desnutrida”. Vamos a darme (aunque muchos dijeran darle) una oportunidad, a mi yo que quiero ver vencedor, con Max Lucado y su “Ansiosos por nada”.

Una habitación propia.


Gira en torno a la preparación para una conferencia “Las mujeres y la novela”. Narrando la investigación del marco teórico y escrito como si estuvieras escuchando/leyendo lo que va pensando, las divagaciones que toma su mente en el transcurso de la investigación (que en momentos la distraen del objetivo, pero siguen siendo interesantes) y los eventos en esos días con sus respectivas interacciones.

Es un ensayo, breve, con 6 capítulos. Y sin embargo da en el punto, según mi breve experiencia, cuando dice lo que se necesita para poder escribir libremente o desarrollar cualquier forma de arte. Actualmente me parece que aplica a ambos géneros, aunque claro habrá excepciones a esa regla

A pesar de que los movimientos radicales la tomen de referente, lo que encontraras en el ensayo dista mucho de la percepción que proyecta actualmente el feminismo en las redes (el hate). Se encuentra en un punto, a mi entender, adecuado.

Un buen ensayo/libro, no te quedes sin leerlo.