En el rancho grande.

Se celebro en Monterrey el día internacional del arco-iris, apenas hace unos dos o tres días, supongo que el festival de dicho evento fue tan alegre como lo ha sido desde hace 21 año. EL propósito de este ciclo, es poder asistir al siguiente festival.

Libre como el viento
a mitad del mar
de los buenos tiempos
siempre quiero mas

La mejor experiencia, de estos últimos días, fue en la hacienda de Cesar donde un día antes se organizo una carne asada, algo ultra vip, en realidad solo estábamos presentes Cesar, keño (Jorge), Ponchito, Hayde, Cristina y yo. En realidad se organizo invitando a mas personas pero como pocos podían quedarse hasta el día siguiente.

Resulto que el rancho (micro hacienda en realidad) no se encontaba a 40 minutos de la casa del susodicho, sino a dos horas aunando a eso nuestra salida en verdad noche de la ciudad, aparente nos quedaba poco tiempo para disfrutar, pero la noche se fue rapido entre la asada, las platicas y tanta tontera se atravesara.

Las niñas como buenas cenicientas que son, se convirtieron en calabaza y después regresaron en vivo a la ciudad, una tenia que dormir, y la otra tenia que dar clases. Nos quedamos en la hacienda a kilómetros de un camino pavimentado, de la primer tienda, o de cualquier señal de teléfono.

Pero parecía no preocuparnos, vimos el amanecer, no es que fuéramos a buscarlo.. simplemente desde esa terraza se dejo ver. Aun sin dormir a la alberca, y a reconocer el lugar. Cosa interesante ya que, al llegar de noche, no se notaban a lo lejos las casas de los trabajadores que de una manera muy amable, o sumisa, no pidieron bajáramos el ruido.

Yo me dormí al rededor de las 10 am, ellos no tengo idea pero para la 1 pm, me encontraba de nuevo despierto, en medio de la nada… o mejor dicho de la naturaleza… bueno bueno… en la casa en medio de la hacienda que esta en medio de la naturaleza. Y entre a conciencia de la situación…

Pero ocurrió el milagro, y llegaron los padres de Cesar al rescate… con comida, agua, jabón, y con maíz para sembrar… me hubiera gustado hacerle con arado tradicional, pero tenían tractor. Y por primera ves en mucho tiempo sentía que me había (casi) ganado la comida.. de regreso en la ciudad, deseando poder este verano pasar mas tiempo en el rancho.

Pero regresando a la realidad y después de un año y medio sin pisar mi tierra, regreso, para encontrar todo cambiado… hasta mi familia en otra casa, de cualquier manera siempre quise tener la casa completamente sola.. aunque ahora las personas a invitar ya no pueden venir…

Venir a esta tierra solo me trae un poco de nostalgia y gastos extras. Pero mañana empieza el tour semana santa.Querétaro, Irapuato, Cuernavaca… y a donde me lleve el antojo. espero y sea a algún lugar de campo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s