Parásitos

La línea que separa la misandria y el feminismo parecerá delgada, pero existe. Siempre existe el riesgo de caer en la enumeración imperfecta, en este caso satanizando a los hombres. El feminismo sin cordura termina en misandria.

Cuando se tiene un “parásito” en los pensamientos (en este caso particular hombre=machista) se obtendrá un trastorno delirante que afectará el día a día del huésped, se podría terminar viviendo en una pesadilla.

Esto es simplemente una observación, me parece horrible vivir pensando estas en guerra contra un sexo o genero (que no son lo mismo). Tanto la misandria como la misoginia incitan al odio, lo que se debe exterminar son los “parásitos” en los pensamientos y en las acciones de las personas, no al cromosoma X o al Y.