Gitano legítimo.

Sin una voluntad férrea todas las demás aptitudes son inútiles, los partidos no se ganan el día del juego, los partidos se ganan en el entrenamiento, en todo el trabajo que esta detrás de la victoria… o la derrota, como paso hoy, hoy que no se donde me duele mas… si es el orgullo o es el cuerpo.

Realmente no creo las cosas estén predestinadas… por efectos del “karma” o similares, uno simplemente desea y obtiene lo que puede… si no quieres algo, aun cuando lo “merezcas” simplemente no lo aceptes… en este partido no dimos el grueso necesario, y aunque la suerte juega un factor importante y nadie es capaz de acertar siempre, hay que estar enteramente preparado para que la suerte no tenga relevancia, ni los factores externos… mendigar una yarda o dos en el campo a los oficiales… es denigrante, cuando podríamos regalarla sin mayor problema… que decepción haber perdido este ultimo partido.

Al menos hoy hubo algo bueno, al buen entendedor… CDT Todos tenemos Metal en la sangre!!! MMF a empezar a ahorrar que quiero ir… por cierto no me cambiare de casa, mejor simplemente pintare de otro color mi cuarto… y a empezar el entrenamiento pretemporada, ni hablar no basta con el Metal en la sangre, hay que hacer fierro, trotar y demás cosas… se me esta antojando nadar.

La casada infiel

Y que yo me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido.

Fue la noche de Santiago
y casi por compromiso.
Se apagaron los faroles
y se encendieron los grillos.
En las últimas esquinas
toqué sus pechos dormidos,
y se me abrieron de pronto
como ramos de jacintos.
El almidón de su enagua
me sonaba en el oído,
como una pieza de seda
rasgada por diez cuchillos.
Sin luz de plata en sus copas
los árboles han crecido,
y un horizonte de perros
ladra muy lejos del río.

*

Pasadas las zarzamoras,
los juncos y los espinos,
bajo su mata de pelo
hice un hoyo sobre el limo.
Yo me quité la corbata.
Ella se quitó el vestido.
Yo el cinturón con revólver.
Ella sus cuatro corpiños.
Ni nardos ni caracolas
tienen el cutis tan fino,
ni los cristales con luna
relumbran con ese brillo.
Sus muslos se me escapaban
como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre,
la mitad llenos de frío.
Aquella noche corrí
el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar
sin bridas y sin estribos.
No quiero decir, por hombre,
las cosas que ella me dijo.
La luz del entendimiento
me hace ser muy comedido.
Sucia de besos y arena
yo me la llevé del río.
Con el aire se batían
las espadas de los lirios.

Me porté como quien soy.
Como un gitano legítimo.
Le regalé un costurero
grande de raso pajizo,
y no quise enamorarme
porque teniendo marido
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río.

Federico García Lorca (de Romancero gitano en 1928)

Se me ha quedado muy grabado un comentario de mi ex, “eres un buen muchacho, un muy buen muchacho”… a fin de cuentas todos tenemos una doble moral, pero como hace eco en mi mente eso… Bueno me retiro, pues hoy hay White Nigth (termino usado para decir que no dormiré por estudiar una materia).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s