México 1968

Apareció en la oscuridad. John Stephen Akhwari de Tanzania entró al estadio olímpico con muestras de dolor en cada uno de sus pasos, su pierna mal vendada con unos pañuelos sangraba. A mitad de la maratón había sufrido una lesión muscular que le impedía correr. El vencedor de la carrera hacía una hora que había cruzado la meta. Sólo unos espectadores permanecían en el estadio. Llegaba como último destacado, pero no se retiró.

Cuando cruzó la meta, los pocos espectadores que permanecían en el estadio aplaudieron. Poco después un periodista le preguntó al corredor por qué no se había retirado de la carrera, ya que no tenía ninguna posibilidad de ganar. El corredor pareció confuso con la pregunta, y respondió:

“Mi país no me envió a Ciudad de México para comenzar una carrera. Ellos me enviaron para terminarla.”
John Stephen Akhwari

Compromiso es el valor que llevo a Akhwari a terminar la carrera. Dios no se fija en que lugar vas, si alguien mas te a pasado o si vas en ultimo lugar, no hay nada que puedas hacer para impresionarle. No importa cuantas veces has caído, si caes tres veces tienes que levantarte cuatro. No importa que tan lastimado estés, o cansado. Lo único que importa al final, es que no salgas del camino, no dejes la carrera. Lo único que importara al final es que termines la carrera. No hemos sido llamados a terminar en primer lugar nuestra carrera, hemos sido llamados a terminar la carrera.

“He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe.” 2 Tim 4:7 NVI

“Por todo eso, no debemos dejar de confiar totalmente en Dios. si la vida es como una carrera, y ustedes tienen ya cansadas las manos y débiles las rodillas, cobren mas fuerzas. Corran por un camino recto y parejo, para que el pie que este cojo se sane y no se tuerza mas.” Heb 12.12-13 TLA

Un comentario sobre “México 1968

  1. Sabes no tienes idea como me ayudo leer este articulo, he creido q a de ser mas sencillo conocer a Cristo joven como creo que eres tu, te evitaras tantos tropiezos que uno hizo sin Dios, aun me llegan los sentimientos de culpa por tantas metidotas de pata q hice no lo puedo evitar, en el evento de Encuentro pude comprobar q Dios me ha perdonado, el ya ni se acuerda de lo q hice, me dio una nueva oportunidad y una nueva vida y no importa el lugar en que este ahora hoy se que voy por el camino que Jésus quiere.
    DTB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s