Diálogos 01

– La nueva normalidad que quieren imponer a la fuerza es la nueva esclavitud. El engaño es simple… Deja tu realidad y vive la nueva normalidad. Deja tu forma de vivir, deja de dar abrazos y aprecio, obstruye la comunicación con el cubrebocas, no respires aire puro, no te relaciones con nadie y deprime tu sistema inmune sin salir de tu casa. Tu decides si dejas tu realidad, tu libertad por una normalidad impuesta. Es la prueba final que nos da la vida si realmente estás vivo o muerto por dentro.

– Que no te hayas infectado solo es un asunto de probabilidad. Y asumir que es a causa de que es tu “sistema inmune” es egolatría. Espero no te toque pasar por eso.

– En base a tu sistema de creencias si, pero es fácil determinarlo, cuando creas un carro, primero se crea en la mente y luego físicamente, no debemos subestimar lo mental, de ahí viene todo.

– Hay factores que no dependen de tu percepción, por ende, no son relativos a tu sistema de creencias. Que tú creas que puedes sobrevivir a la embestida de un ferrocarril (Por mucho que lo hagas en tu mente) eso no va a pasar. Lo mismo ocurre con este virus, lo que tú creas no afecta la realidad, que tú creas que es falso no lo hace falso.

– Uno se pone en las vías del tren para que sea atropellado o no por él, existen las leyes físicas pero uno usando magia se pone en el lugar adecuado para no ser afectado por cuestiones externas.

– No es como que puedas determinar “donde están las vías” para no ponerte y para eso son las normas de la “nueva normalidad” no es una “nueva esclavitud”, es una forma de prevenir y ES la realidad actual. Ingeniero ¿leí/escribió bien? ¿magia?


Llega la nueva sección de diálogos, directamente de alguna conversación en la red, algún amigo (regularmente) y yo. ¿Cuál de las dos voces creen que sea la mía?

SantaCatarina

Ayer fue el primer paseo en Nuevo León con la Trek, espero pronto a pasear a la huasteca y a fundidora. El primer tramo muy simple pues era en bajada, y no aprecie estaba de bajada (de haber sabido no habría bajado tanto). El segundo tramo, el regreso… sentía que moría. Solo un par de paradas, con merecida razón (física) es más famoso el downhill.

El barril de amontillado.

Lo mejor que pude había soportado las mil injurias de Fortunato. Pero cuando llegó el insulto, juré vengarme. Vosotros, que conocéis tan bien la naturaleza de mi carácter, no llegaréis a suponer, no obstante, que pronunciara la menor palabra con respecto a mi propósito. A la larga, yo sería vengado. Este era ya un punto establecido definitivamente. Pero la misma decisión con que lo había resuelto excluía toda idea de peligro por mi parte. No solamente tenía que castigar, sino castigar impunemente. Una injuria queda sin reparar cuando su justo castigo perjudica al vengador. Igualmente queda sin reparación cuando esta deja de dar a entender a quien le ha agraviado que es él quien se venga.

Es preciso entender bien que ni de palabra, ni de obra, di a Fortunato motivo para que sospechara de mi buena voluntad hacia él. Continué, como de costumbre, sonriendo en su presencia, y él no podía advertir que mi sonrisa, entonces, tenía como origen en mí la de arrebatarle la vida.

Aquel Fortunato tenía un punto débil, aunque, en otros aspectos, era un hombre digno de toda consideración, y aun de ser temido. Se enorgullecía siempre de ser un entendido en vinos. Pocos italianos tienen el verdadero talento de los catadores. En la mayoría, su entusiasmo se adapta con frecuencia a lo que el tiempo y la ocasión requieren, con objeto de dedicarse a engañar a los millionaires ingleses y austríacos. En pintura y piedras preciosas, Fortunato, como todos sus compatriotas, era un verdadero charlatán; pero en cuanto a vinos añejos, era sincero. Con respecto a esto, yo no difería extraordinariamente de él. También yo era muy experto en lo que se refiere a vinos italianos, y siempre que se me presentaba ocasión compraba gran cantidad de éstos.

Una tarde, casi al anochecer, en plena locura del Carnaval, encontré a mi amigo. Me acogió con excesiva cordialidad, porque había bebido mucho. El buen hombre estaba disfrazado de payaso. Llevaba un traje muy ceñido, un vestido con listas de colores, y coronaba su cabeza con un sombrerillo cónico adornado con cascabeles. Me alegré tanto de verle, que creí no haber estrechado jamás su mano como en aquel momento.

-Querido Fortunato -le dije en tono jovial-, este es un encuentro afortunado. Pero ¡qué buen aspecto tiene usted hoy! El caso es que he recibido un barril de algo que llaman amontillado, y tengo mis dudas.

-¿Cómo? -dijo él-. ¿Amontillado? ¿Un barril? ¡Imposible! ¡Y en pleno Carnaval!

-Por eso mismo le digo que tengo mis dudas -contesté-, e iba a cometer la tontería de pagarlo como si se tratara de un exquisito amontillado, sin consultarle. No había modo de encontrarle a usted, y temía perder la ocasión.

-¡Amontillado!
-Tengo mis dudas.
-¡Amontillado!
-Y he de pagarlo.
-¡Amontillado!
-Pero como supuse que estaba usted muy ocupado, iba ahora a buscar a Luchesi. Él es un buen entendido. Él me dirá…
-Luchesi es incapaz de distinguir el amontillado del jerez.
-Y, no obstante, hay imbéciles que creen que su paladar puede competir con el de usted.
-Vamos, vamos allá.
-¿Adónde?
-A sus bodegas.
-No mi querido amigo. No quiero abusar de su amabilidad. Preveo que tiene usted algún compromiso. Luchesi…
-No tengo ningún compromiso. Vamos.
-No, amigo mío. Aunque usted no tenga compromiso alguno, veo que tiene usted mucho frío. Las bodegas son terriblemente húmedas; están materialmente cubiertas de salitre.
-A pesar de todos, vamos. No importa el frío. ¡Amontillado! Le han engañado a usted, y Luchesi no sabe distinguir el jerez del amontillado.

Diciendo esto, Fortunato me cogió del brazo. Me puse un antifaz de seda negra y, ciñéndome bien al cuerpo mi roquelaire, me dejé conducir por él hasta mi palazzo.

Los criados no estaban en la casa. Habían escapado para celebrar la festividad del Carnaval. Ya antes les había dicho que yo no volvería hasta la mañana siguiente, dándoles órdenes concretas para que no estorbaran por la casa. Estas órdenes eran suficientes, de sobra lo sabía yo, para asegurarme la inmediata desaparición de ellos en cuanto volviera las espaldas.

Cogí dos antorchas de sus hacheros, entregué a Fortunato una de ellas y le guié, haciéndole encorvarse a través de distintos aposentos por el abovedado pasaje que conducía a la bodega. Bajé delante de él una larga y tortuosa escalera, recomendándole que adoptara precauciones al seguirme. Llegamos, por fin, a los últimos peldaños, y nos encontramos, uno frente a otro, sobre el suelo húmedo de las catacumbas de los Montresors.

El andar de mi amigo era vacilante, y los cascabeles de su gorro cónico resonaban a cada una de sus zancadas.

-¿Y el barril? -preguntó.
-Está más allá -le contesté-. Pero observe usted esos blancos festones que brillan en las paredes de la cueva.

Se volvió hacia mí y me miró con sus nubladas pupilas, que destilaban las lágrimas de la embriaguez.

-¿Salitre? -me preguntó, por fin.
-Salitre -le contesté-. ¿Hace mucho tiempo que tiene usted esa tos?
-¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem! ¡Ejem!…!
A mi pobre amigo le fue imposible contestar hasta pasados unos minutos.
-No es nada -dijo por último.
-Venga -le dije enérgicamente-. Volvámonos. Su salud es preciosa, amigo mío. Es usted rico, respetado, admirado, querido. Es usted feliz, como yo lo he sido en otro tiempo. No debe usted malograrse. Por lo que mí respecta, es distinto. Volvámonos. Podría usted enfermarse y no quiero cargar con esa responsabilidad. Además, cerca de aquí vive Luchesi…
-Basta -me dijo-. Esta tos carece de importancia. No me matará. No me moriré de tos.
-Verdad, verdad -le contesté-. Realmente, no era mi intención alarmarle sin motivo, pero debe tomar precauciones. Un trago de este medoc le defenderá de la humedad.

Y diciendo esto, rompí el cuello de una botella que se hallaba en una larga fila de otras análogas, tumbadas en el húmedo suelo.

-Beba -le dije, ofreciéndole el vino.

Se llevó la botella a los labios, mirándome de soslayo. Hizo una pausa y me saludo con familiaridad. Los cascabeles sonaron.

-Bebo -dijo- a la salud de los enterrados que descansan en torno nuestro.
-Y yo, por la larga vida de usted.

De nuevo me cogió de mi brazo y continuamos nuestro camino.

-Esas cuevas -me dijo- son muy vastas.
-Los Montresors -le contesté- era una grande y numerosa familia.
-He olvidado cuáles eran sus armas.
-Un gran pie de oro en campo de azur. El pie aplasta a una serpiente rampante, cuyos dientes se clavan en el talón.
-¿Y cuál es la lema?
-Nemo me impune lacessit
-¡Muy bien! -dijo.

Brillaba el vino en sus ojos y retiñían los cascabeles. También se caldeó mi fantasía a causa del medoc. Por entre las murallas formadas por montones de esqueletos, mezclados con barriles y toneles, llegamos a los más profundos recintos de las catacumbas. Me detuve de nuevo, esta vez me atreví a coger a Fortunato de un brazo, más arriba del codo.

-El salitre -le dije-. Vea usted cómo va aumentando. Como si fuera musgo, cuelga de las bóvedas. Ahora estamos bajo el lecho del río. Las gotas de humedad se filtran por entre los huesos. Venga usted. Volvamos antes de que sea muy tarde. Esa tos…
-No es nada -dijo-. Continuemos. Pero primero echemos otro traguito de medoc.

Rompí un frasco de vino de De Grave y se lo ofrecí. Lo vació de un trago. Sus ojos llamearon con ardiente fuego. Se echó a reír y tiró la botella al aire con un ademán que no pude comprender.

Le miré sorprendido. Él repitió el movimiento, un movimiento grotesco.

-¿No comprende usted? -preguntó.
-No -le contesté.
-Entonces, ¿no es usted de la hermandad?
-¿Cómo?
-¿No pertenece usted a la masonería?
-Sí, sí -dije-; sí, sí.
-¿Usted? ¡Imposible! ¿Un masón?
-Un masón -repliqué.
-A ver, un signo -dijo.
-Este -le contesté, sacando de debajo de mi roquelaire una paleta de albañil.
-Usted bromea -dijo, retrocediendo unos pasos-. Pero, en fin, vamos por el amontillado.
-Bien -dije, guardando la herramienta bajo la capa y ofreciéndole de nuevo mi brazo.

Se apoyó pesadamente en él y seguimos nuestro camino en busca del amontillado.

Pasamos por debajo de una serie de bajísimas bóvedas, bajamos, avanzamos luego, descendimos después y llegamos a una profunda cripta, donde la impureza del aire hacía enrojecer más que brillar nuestras antorchas.

En lo más apartado de la cripta descubríase otra menos espaciosa. En sus paredes habían sido alineados restos humanos de los que se amontonaban en la cueva de encima de nosotros, tal como en las grandes catacumbas de París.

Tres lados de aquella cripta interior estaban también adornados del mismo modo.

Del cuarto habían sido retirados los huesos y yacían esparcidos por el suelo, formando en un rincón un montón de cierta altura. Dentro de la pared, que había quedado así descubierta por el desprendimiento de los huesos, veíase todavía otro recinto interior, de unos cuatro pies de profundidad y tres de anchura, y con una altura de seis o siete. No parecía haber sido construido para un uso determinado, sino que formaba sencillamente un hueco entre dos de los enormes pilares que servían de apoyo a la bóveda de las catacumbas, y se apoyaba en una de las paredes de granito macizo que las circundaban.

En vano, Fortunato, levantando su antorcha casi consumida, trataba de penetrar la profundidad de aquel recinto. La débil luz nos impedía distinguir el fondo.

-Adelántese -le dije-. Ahí está el amontillado. Si aquí estuviera Luchesi…
-Es un ignorante -interrumpió mi amigo, avanzando con inseguro paso y seguido inmediatamente por mí.

En un momento llegó al fondo del nicho, y, al hallar interrumpido su paso por la roca, se detuvo atónito y perplejo. Un momento después había yo conseguido encadenarlo al granito. Había en su superficie dos argollas de hierro, separadas horizontalmente una de otra por unos dos pies. Rodear su cintura con los eslabones, para sujetarlo, fue cuestión de pocos segundos. Estaba demasiado aturdido para ofrecerme resistencia. Saqué la llave y retrocedí, saliendo del recinto.

-Pase usted la mano por la pared -le dije-, y no podrá menos que sentir el salitre. Está, en efecto, muy húmeda. Permítame que le ruegue que regrese. ¿No? Entonces, no me queda más remedio que abandonarlo; pero debo antes prestarle algunos cuidados que están en mi mano.
-¡El amontillado! -exclamó mi amigo, que no había salido aún de su asombro.
-Cierto -repliqué-, el amontillado.

Y diciendo estas palabras, me atareé en aquel montón de huesos a que antes he aludido. Apartándolos a un lado no tarde en dejar al descubierto cierta cantidad de piedra de construcción y mortero. Con estos materiales y la ayuda de mi paleta, empecé activamente a tapar la entrada del nicho.

Apenas había colocado al primer trozo de mi obra de albañilería, cuando me di cuenta de que la embriaguez de Fortunato se había disipado en gran parte.

El primer indicio que tuve de ello fue un gemido apagado que salió de la profundidad del recinto. No era ya el grito de un hombre embriagado. Se produjo luego un largo y obstinado silencio. Encima de la primera hilada coloqué la segunda, la tercera y la cuarta. Y oí entonces las furiosas sacudidas de la cadena. El ruido se prolongó unos minutos, durante los cuales, para deleitarme con él, interrumpí mi tarea y me senté en cuclillas sobre los huesos. Cuando se apaciguó, por fin, aquel rechinamiento, cogí de nuevo la paleta y acabé sin interrupción las quinta, sexta y séptima hiladas. La pared se hallaba entonces a la altura de mi pecho. De nuevo me detuve, y, levantando la antorcha por encima de la obra que había ejecutado, dirigí la luz sobre la figura que se hallaba en el interior.

Una serie de fuertes y agudos gritos salió de repente de la garganta del hombre encadenado, como si quisiera rechazarme con violencia hacia atrás.

Durante un momento vacilé y me estremecí. Saqué mi espada y empecé a tirar estocadas por el interior del nicho. Pero un momento de reflexión bastó para tranquilizarme. Puse la mano sobre la maciza pared de piedra y respiré satisfecho. Volví a acercarme a la pared, y contesté entonces a los gritos de quien clamaba. Los repetí, los acompañé y los vencí en extensión y fuerza. Así lo hice, y el que gritaba acabó por callarse.

Ya era medianoche, y llegaba a su término mi trabajo. Había dado fin a las octava, novena y décima hiladas. Había terminado casi la totalidad de la oncena, y quedaba tan sólo una piedra que colocar y revocar. Tenía que luchar con su peso. Sólo parcialmente se colocaba en la posición necesaria. Pero entonces salió del nicho una risa ahogada, que me puso los pelos de punta. Se emitía con una voz tan triste, que con dificultad la identifiqué con la del noble Fortunato. La voz decía:

-¡Ja, ja, ja! ¡Je, je, je! ¡Buena broma, amigo, buena broma! ¡Lo que nos reiremos luego en el palazzo, ¡je, je, je! a propósito de nuestro vino! ¡Je, je, je!
-El amontillado -dije.
-¡Je, je, je! Sí, el amontillado. Pero, ¿no se nos hace tarde? ¿No estarán esperándonos en el palazzo Lady Fortunato y los demás? Vámonos.
-Sí -dije-; vámonos ya.
-¡Por el amor de Dios, Montresor!
-Sí -dije-; por el amor de Dios.

En vano me esforcé en obtener respuesta a aquellas palabras. Me impacienté y llamé en alta voz:

-¡Fortunato!
No hubo respuesta, y volví a llamar.
-¡Fortunato!

Tampoco me contestaron. Introduje una antorcha por el orificio que quedaba y la dejé caer en el interior. Me contestó sólo un cascabeleo. Sentía una presión en el corazón, sin duda causada por la humedad de las catacumbas. Me apresuré a terminar mi trabajo. Con muchos esfuerzos coloqué en su sitio la última piedra y la cubrí con argamasa. Volví a levantar la antigua muralla de huesos contra la nueva pared. Durante medio siglo, nadie los ha tocado. In pace requiescat.

FIN

Firma de Edgar Allan Poe

Título original The Cask of Amontillado publicado en Filadelfia en la revista/editorial Godey’s Lady’s Book en la sección Tales of the grotesque and arabesque en 1846.


Irónicamente, el lema «Nemo me impune lacessit» que significa «Nadie me ofende impunemente» esta atisbando el futuro de su amigo, dando gota a gota las intenciones, pero nunca dejando verlas por completo. Edgar lo utiliza como ahora usamos frases casuales, por ejemplo: ¿Ya leíste el libro “Busca una vida”? Muy interesante el lema, su vinculo con Edgar y otras tantas cosas… pero no te arruinare lo divertido de su búsqueda por Internet.

¿Cuál es tu obra favorita de Edgar Allan Poe? ¿Has tenido amigos a los que quisieras mostrar tu barril de amontillado? Evidentemente, cuando Jorge Luis Borges escribía sobre el perdón, la venganza y el olvido… no había leído a Edgar.

Curiosidades 04

Estaba adolorido de ahí abajo y el hielo me tranquilizaba el dolor, llego un amigo a visitarme (pues estaba en cama) y le pedí fuera a la cocina por un boli (bolsitas con un preparado de mango, congeladas) que tenia en el congelador… cuando llego trajo dos… una la venia chupando y la otra me la dio, entonces saque la bolsita ya derretida (de ahí abajo) y me puse la que me dio. Entonces le pedí que volviera a meter la que me había sacado al congelador para poder usarla después. Y claro, como buen amigo, tenia que preguntarle ¿te gustaron los bolis? Imaginaran la cara y gesto que puso.

Empieza una empresa.

La esperanza de vida de las inversiones en Mexico no es muy alentadora, la mayor parte de los negocios que abren en un periodo no muy extenso, dejara de existir.

fuente: INEGI Censo económico 1989 – 2014

Los primeros años para una empresa son críticos y dependiendo del tamaño de la misma, el giro y el estado de la república en que se encuentre tendrá estadísticos proféticos con el mismo destino: la muerte, solo varía el tiempo en que esto llega. Y como sabemos bien; nada es para siempre.

¿Implica eso que debemos aceptar de forma estoica el destino para nuestras inversiones? Al INEGI le ha faltado realizar preguntas claves… para saber de esos porcentajes ¿qué hizo diferentes a esas empresas que no murieron tan rápido? ¿Qué las hizo sobrevivir?

La selección natural no solo aplica a las especies, también a las empresas y a las naciones. Lo ocurrido debe de estar entre alguna de las siguientes alternativas; un excelente producto o servicio, nula competencia o una competencia desleal, cubrían necesidad primaria de Maslow (sin alternativas reales) o una metódica y excelente planeación-ejecución. Alguna se me habrá ido, si la recuerdo actualizare la entrada.

¿Cuáles son las bases para que puedas hacer un negocio con aquello que “sabes hacer”? ¿Cómo puedes hacer rentable tu idea? Intentare darte una percepción holística al respecto y solo hablare de ideas donde debas producir, algo que después vas a comercializa. Es decir, queda excluido para las siguientes lineas dar un servicio (como producto final), aunque también con un poco de ingenio puedes adaptarlo para eso.

Y aunque en tus manos no esta el controlar todos los factores implicados, debes conocer hasta donde es tu circulo de influencia para que hagas algo al respecto. Y dentro de lo que puedes hacer, puedes de seguir los siguientes pasos sencillos.

Conocimiento documentado

Cuando instruyo les pido que primero conozcan a la perfección el producto y el cómo se elabora en la escala más básica (entiendo cómo la escala más básica el tiempo y el método que lleva a una persona realizar dicho producto) y que determinen que es lo necesario para que el negocio funcione (en ese nivel básico). Porque así es como encontraran las ideas y los productos.

Les pido que pongan por escrito de forma detallada la serie de actividades/pasos que llevan a la generación del producto y las herramientas que necesitan. También el espacio necesario para realizarlo y que documenten el tiempo que se lleva en realizar las actividades, tan detallado como les sea posible. Para este momento hay cosas que desconocen, no hay problema, pero debe de ser tan detallado como sea posible. Esta etapa pone un precedente para trabajar en las demás, luego pasamos a detallar los costos de dicho proceso de creación.

Punto de equilibrio

El punto de equilibrio se define como la cantidad de productos (al menos para este contexto) que debes fabricar y vender en un periodo de tiempo, para que no tengas números rojos en tus finanzas. Es decir para que cubras los gastos mínimos.

¿Cuales son los gastos mínimos? Eso depende de lo que hubieres considerado como básico. Dentro de lo que consideraste se tienen dos clasificaciones: Los costos fijos y los costos variables.

El costo fijo será todo aquello que tienes que pagar sin importar fabriques o no fabriques y el costo variable es aquel que va a cambiar proporcionalmente a la cantidad que fabriques y vendas. Para este ejercicio asumiremos que todo lo fabricado es vendido.

Nota: Ten en cuenta que esto es desde una perspectiva practica, para este momento no sabes la cantidad de tus productos a vender, por lo que no puedes asociar el costo unitario a una cantidad mensual de producción, ya que esto no es un ejercicio de tipo contable, por lo que asumiremos el costo unitario solo de los variables asociados al producto, no al volumen de producción.

Continuando, sin importar la cantidad que vendas y produzcas, tendrás que conseguir los insumos lo más baratos posibles. Por lo que puedes asignar un costo por materia prima, de forma directa, según la cantidad de esa materia que necesites por unidad.

Por ejemplo, si tu negocio será un lavado de autos y solo necesitas un par de cubetas de agua para lavar el carro, el costo de la pipa entera se dividirá entre los litros que te entrega y se multiplicara por los litros que necesitas por auto (las dos cubetas). De ese modo tendrás el costo asociado a lavar un auto, solamente un auto. Ese es el caso para las materias primas.

El siguiente caso son los productos/herramientas que se desgastan, y eso depende mucho de la forma de manejar el negocio, puede ser que (continuamos con el lavado de autos) la secadora que necesitas para los autos le hubieres adquirido mediante un préstamo (o una renta), con pagos periódicos y eso le convertiría en un gasto fijo. Un dinero que sin importar laves o no laves autos debes de pagar. Pero si ha resultado de la inversión inicial de socios que no desean mas que la retribución con las ganancias del negocio, deberas advertirles que al llegar a tal cantidad de autos lavados la aspiradora necesitara ser remplazada y que en ese momento las utilidades bajaran un poco, o que pueden ir separando un proporcional según el desgaste que tenga la misma.

Por ejemplo (en caso de que sea un proporcional al rendimiento y no a una depreciación) si una aspiradora pudiera trabajar 1000 autos antes de ser necesario el cambio (o el mantenimiento) el costo de dicho evento debe ser distribuido entre los autos lavados. Es decir que tendrías que separar la cantidad que resulta de dividir el cambio o mantenimiento entre los servicios que puede dar (en este ejemplo mil).

Nota: Lamentablemente esta estrategia, al menos en México (para el día en que esto esta siendo escrito) esta penalizada por el gobierno, ya que el ahorro (que es visto de ese modo) tiene una carga de impuestos aun cuando lo estes haciendo para reponer algo por el desgaste del uso (y no como una depreciación contable, que eso es otro asunto) y solo podría entrar como gasto hasta el momento en que le adquirieras de nuevo, es decir que tendrías que ahorrar mas del valor del producto para poder reponerlo. Sin embargo, si el periodo en el cual sufre desgaste esta herramienta es menor que el periodo en el cual harán los cortes para el calculo de impuestos es conveniente aplicar esta estrategia. Por esa razón algunas empresarios deciden crear otras empresas que rentan, esas herramientas a las primeras. Lo cual también, para fines prácticos de esta publicación, estaría en gastos fijos y no en un prorrateo asociado al producto de forma unitaria. Aunque, este tema da para otra entrada completa del blog.

Otro aspecto que debemos considerar dentro de los costos variables son los asociados a las comisiones ¿Cuánto le vas a pagar al vendedor por vender tu producto? Y aunque no es un costo, como tal, para la elaboración del producto pero se toma de forma directa del precio de venta menguando la utilidad, y por lo tanto, le consideraremos un elemento que incrementa el costo. Y claro dependerá mucho del tipo de producto y de la cadena de comercialización que se utilice, pero de momento lo podemos dejar como algo fijo en el costo variable unitario.

El último elemento de los costos variables es crear un colchón, una seguridad para los cambios que vendrán en un ajuste (pasos adelante). Es similar a la comisión en el sentido que se aplica de forma directa al valor unitario.

Ya que tengas estos costos variables bien desglosados y los costos fijos identificados, procederemos a calcular el punto de equilibrio.

Elaboración propia, parafraseando montón de fuentes existentes

El dinero necesario considéralo en un periodo de tiempo, el resultado en punto de equilibrio te dará la cantidad de productos a fabricar (y vender) para tener ese punto de equilibrio en el mismo periodo de tiempo que hubieres manejado para “dinero necesario para funcionar”.

Esta cantidad, será tu cantidad mínima a elaborar y a menos que sea un asunto altruista que solo busca dar trabajo a personas, puedes quedarte en ese punto. Pero ahora vamos por más ¿cuánto es lo mas que puede el mundo consumir de mi producto?

Segmentación y estudio de mercado

¿Quién podría comprar eso que quieres vender? ¿Qué tan seguido lo compran? Y al realizar la compra ¿cuántos productos compran? De todos los compradores posibles ¿cuántos lo van a comprara en tu negocio? (Es decir, no pensaras que eres la única alternativa).

Una serie de preguntas que debes contestar en base a estadísticas (el INEGI te ayudara a eso). Si tu negocio fueran cajas de ultima necesidad (féretros/ataúdes) la respuesta serían mucho mas amplias que si vendieras productos veganos o que despierten la consciencia y es obvio… Todos vamos a morir, pero pocos se harán veganos o serán conscientes. De ahí que uno sea mejor negocio que lo otro.

Debes de dividir el mercado a tal punto que puedas predecir con certidumbre, cautela y realismo, la cantidad de productos que pudieras colocar al mes, al año o al día. Y este punto debes considerarlo como tu máximo posible a vender, ya que de haber hecho bien las preguntas (y haber investigado bien las respuestas) tendrás tu tope de ventas.

Repasando: Las preguntas que dividan/enfoquen el mercado, las preguntan o encuestas que nos digan la periodicidad de consumo y por ultimo la cuota de mercado que esperamos captar (de manera realista, optimista o pesimista). Solo recuerda que con lo grande que es Apple solo tiene cerca del 2% de la cuota de mercado, para que no consideres porcentajes mucho mayores (o al menos no sin argumentos).

Al numero obtenido tras estos análisis se le conoce como el punto máximo, es lo mas que puedes vender. En los proyectos

Producción meta

El punto previo será tu máximo. Si tu punto de equilibrio se encuentra por encima de tu máximo quiere decir que el negocio no es viable, o al menos no para la forma en que realizas la producción, por los costos de tus proveedores o por el mercado reducido que estas considerado (regularmente reducido en referencia al aspecto geográfico).

Si tu punto de equilibrio esta muy próximo (pero por debajo) a tu punto de máximo (lo cual es subjetivo, y dependerá de la forma en que midas esa proximidad) significa que a pesar de que pueda sobrevivir el negocio tiene poca posibilidad de crecimiento o demasiada competencia. Por lo que te recomendaría invertir en otro producto.

Si tu punto de equilibrio esta por debajo (de forma amplia, lo cual es subjetivo) de tu punto máximo, significa que posiblemente pueda ser una buena oportunidad de inversión. Pero no te emociones, aún hay algo que se tiene que hacer. Debido a que él calculo inicial, es solamente para un punto de producción en niveles básicos, sin tener metas de producción como tal y sin tener un diseño de la misma, solamente el conocimiento básico del proceso.

Lo siguiente es elegir un volumen de producción objetivo, no te fijes en que de momento parezca imposible alcanzar la cantidad que eliges, el como conseguirlo lo veremos/descubrirás más adelante, lo que es importante es que la cantidad a elegir debe estar por encima de aquel punto de equilibrio y por debajo del máximo posible.

En esa elección debes considerar algunas limitantes, puede ser el tamaño del local donde planeas estar, la cantidad de dinero a invertir u otras tantas. Pero lo interesante es llevar al máximo los recursos con que dispongamos.

Podemos determinar una cantidad o podemos optimizar al máximo nuestros recursos existentes. En el caso de ser una cantidad definida (cantidad meta) no tendremos las limitantes de los recursos o de otros aspectos. Si la cantidad esta definida por limitantes, habrá que averiguar cual es el máximo posible con las respectivas limitantes.

Nota: Como se supone estamos por comercializar un negocio de algo que ya sabemos hacer, podemos averiguar cual será el máximo posible de producción utilizando los recursos que ya tenemos, y en base al máximo posible de ventas, el máximo posible de producción y el mínimo necesario para funcionar elegir el punto de producción.

Cuando has determinado la cantidad a producir, se puede determinar el ritmo al que debe estar funcionando la producción, ese ritmo recibe el nombre de Takt time.

Takt time

Es el ritmo al cual esta bailando la producción, cada que pasa 1 takt time, la linea de producción debe de ser capas de producir una unidad de producción, por lo regular es una pieza única y le convierte en flujo de una sola pieza pero también pueden ser lotes pequeños de producción.

Elaboración propia, parafraseando montón de fuentes existentes

Se obtiene de dividir el tiempo disponible entre la cantidad de piezas (numero de productos elaborados) objetivo. Y con este dato, tenemos que averiguar cómo será posible llegar a esa producción.

Nota: En algunas ocasiones el tiempo del ritmo es superior al tiempo de ciclo, para esos casos en particular no es necesario realizar un balanceo debido a que la demanda del producto te permitirá trabajar con la calma que has trabajado desde antes de empezar a hacer todos este proceso.

Rediseño de los procesos

En el primer y segundo punto se debe llegar al conocimiento pleno de cómo se realizan los procesos para dicho producto. En este punto, al menos para el primer nivel de optimización, no buscaremos cambiar el cómo se hace, sino la secuencia y él quien lo hace. Y para eso debemos tener claros algunos aspectos.

Debemos de identificar las partes del proceso que se realizan por lotes (como la preparación de la masa al hacer empanadas y el horneado) y las partes que se realizan de pieza por pieza (como él hacer cada una de las empanadas con el respectivo contenido).

Del mismo modo hay partes de los procesos que son preparativos para la producción final (sub-ensambles, hay quienes les dicen de esa manera) y son unidos al producto final en algún punto de su elaboración (como la mermelada que se le pone a las empanadas pero que se prepara en otro proceso o incluso en otra linea/fabrica). Es decir las cosas que pueden ser adquiridas por fuera o realizadas en otro lugar y momento.

También debemos entender como identificar las actividades que pueden ser divididas y actividades que no pueden hacerlo, por ejemplo, en el auto lavado cuando una persona en la actividad de enjabonar auto le realiza en 4 minutos (solo por decir una cantidad) es lógico que dos personas realicen esa actividad en 2 minutos y esto es posible debido a que la actividad enjabonar auto no se encuentra bien dividida, ya que el auto se subdivide en muchas partes… que de haber realizado la secuencia de actividades se debió especificar enjabonar puerta, enjabonar cofre, enjabonar… Y cada actividad con su respectivo tiempo.

Es decir cuando la actividad es divisible, al modo del ejemplo del enjabonado, se debe a que puede ser dividida en actividades mas pequeñas. Sin embargo hay actividades en la secuencia del proceso que no pueden ser divididas, por ejemplo, las empanadas en el proceso de horneado duran 20 minutos a 200 ºC sin embargo sabemos (bueno, espero que sepas) que si es a 800 ºC no se reducirá el tiempo a 5 minutos sino que obtendremos un montón de empanadas quemadas.

Debemos analizar los tipos de actividades con respecto a otro aspecto, si la actividad corresponde al uso de herramientas o de maquinas.

Retomando el ejemplo de las empanadas, el tener dos hornos puede hacer que la producción se acelere. Si son desfasados 10 minutos, es decir que el segundo horno sea cargado 10 minutos después que el primero, podría estarse cargando y descargando un horno cada 10 minutos, aun cuando cada proceso (cada horneado siga tardando los 20 minutos). Pero ¿qué ocurre con el panadero durante ese tiempo de espera? Pues nada, si no lo pones a hacer algo… Se quedara esperando que la maquina termine de hacer su trabajo. Por lo que, en conclusión, incrementar las maquinas en una actividad del proceso pueden incrementar la producción sin necesidad de incrementar las personas que las están alimentando y vaciando. Desde luego no se pueden incrementar las maquinas de forma infinita, debes considerar el tiempo de la carga y la descarga, así como el desplazamiento (de la personas que hace eso) entre una maquina y otra maquina.

Por el contrario de las herramientas, si una persona esta realizando costura y tu le pones dos maquinas de coser (mala mente llamadas maquinas, puesto que son herramientas) no va a subir su producción ya que solo puede manejar una maquina de coser. En otras palabras las maquinas son autónomas y no necesitan del humano mientras hacen su parte, las herramientas dependen del humano para realizar su parte.

¿Cómo realizar el balanceo? Bueno, puedes consultar muchas fuentes en internet, pero ahora te propondré una manera simple sin tener que entrar en demasiadas formulas.

Se supone, que para este momento, ya tienes el Takt time. Y lo que estoy por describir se hace para las actividades que se realizan pieza por pieza.

Con la lista de actividades, que espero tengas de forma detallada, empieza a agrupar las mismas (haz listas) de tal modo que las agrupaciones de actividades que realices, la suma de sus tiempos, ninguna se pase del tiempo de ritmo (Takt time). Si la actividad que agregaste a la lista hace que la suma sobre pase el tiempo del ritmo, entonces empieza una nueva lista de actividades agrupadas.

¿Qué puedes hacer si una actividad en sí misma dura mas tiempo que el tiempo de ritmo? Primero asegúrate que no pueda dividirse en actividades mas pequeñas, como el ejemplo del enjabonado del auto, cuando estes seguro de no se puede hacer eso entonces debes crear múltiples estaciones de esa actividad, Y aquí es donde viene el detalle de si es maquina o es herramienta (para el conteo al final de las personas necesarias).

Las listas de actividades no necesariamente deben de ser consecutivas, puedes tener a un trabajador realizando el proceso A y también el D (aun sin ser consecutivos), lo que tendrás que hacer después es que el diseño del área de trabajo permita que se realicen dichas actividades por la persona a la que se las has asignado.

Cada una de las listas de actividades que realices, será una secuencia de trabajo (que por lo regular se realiza en una estación de trabajo). Realizar este balance, al menos como lo he explicado, es de forma intuitiva y dependerá en gran medida del ingenio que tengas para realizarlo.

Y deberas, como en todos los demás puntos investigar para complementar lo que te he mencionado, puesto esto no pretende ser un instructivo sino una guía para que tengas una visión mas amplia de lo que se requiere. Me encanta una escena de la película de “hambre de poder” donde los dueños originales de la linea de McDonalds llevan a cabo el diseño de su proceso.

Ajustes en el punto de equilibrio.

Después de que has rediseñado la linea de producción, parea cumplir con la producción objetivo, posiblemente tienes ahora la necesidad de tener mas personas trabajando (o menos) de las que tenias en tu calculo inicial (el calculo con los aspectos básicos), también es posible que ahora requieras de mas maquinas y herramientas, así como de otros cambios que pudieron surgir mientras te imaginabas como podrías alcanzar esos niveles de producción.

Solo debes considerar esos cambios en el calculo previo del punto de equilibrio, para conocer el nuevo punto de equilibrio. Y tan simple como lo siguiente:

a) Si el nuevo punto de equilibrio ha sobrepasado el punto máximo de ventas (que surgió de tu segmentación y estudio de mercado) significa que el proyecto no es viable.

b) Si el nuevo punto de equilibrio ha superado, a quedado muy cerca (o sobre) tu punto objetivo, significa que debes reajustar tu punto objetivo, mover el precio de venta, reducir costos o buscar la manera que ese punto de equilibrio cambie (a la izquierda de tu objetivo).

Te sorprenderá ver cómo puede cambiar el punto de equilibrio cuando incrementas tan solo un poco el precio de venta, o cuando bajas un poco los costos unitarios.

c) Si el punto de equilibrio ha quedado a la izquierda de tu punto objetivo, el proyecto es viable.


Para este momento, ya tienes un proyecto listo para seguir trabajando en su desarrollo, si pensabas que en este punto se terminaba el trabajo, te equivocas, apenas esta empezando. Iré publicando, según me dé el tiempo las generalidades siguientes y los detalles de esta entrada.

TIR y VAN

¿Cuánto vale el dinero? Es algo meramente apreciativo (de forma colectiva), el dinero tiene un valor en función de los bienes que puedes adquirir con él, aunque, en sí mismo puede ser el articulo que se comercializa (sin necesidad de un bien a cambio de). Es decir, puedes comprar y vender dinero a cambio de dinero (en la misma divisa).

Es un articulo de consumo, que si lo almacenas va caducando poco a poco. Tienes que moverlo, tienes que comercializarlo para que no pierda su valor y esto solo ocurre mediante el incremento de su cantidad (es poco probable que sea a causa de la apreciación del colectivo humano).

Cuando decides ahorrar, cuando decides aceptar o no aceptar un proyecto/inversión/prestamos debes tener en cuenta, que todo en la vida tiene consecuencias y “el valor del dinero” no es la excepción de la regla.

Si vas a vender tu dinero (prestar) o invertir en un proyecto esperarías de menos que el dinero (en cantidad y en consecuencia en valor, que son cosas diferentes) se incremente. Y como es poco probable que el valor del dinero aumente (este mundo funciona cuando el dinero deja de tener valor, evitando que se puedan acumular riquezas o ahorros, para que el usuario promedio, se vea obligado a seguir trabajando por el dinero y lo que con el puedes conseguir). Debes de saber en qué proporción debe de aumentar para no perder su valor.

Todos (al menos eso espero) sabemos que no es lo mismo tener N cantidad de dinero hoy que tener N cantidad de dinero mañana. Es preferible tener N cantidad HOY que N cantidad mañana. Y hay refranes al respecto, algunos te has de saber.

La cosa cambia cuando no son cantidades iguales (en magnitud), cuando es N cantidad hoy contra N+ cantidad mañana, es el caso de las inversiones, ¿me conviene utilizar/invertir/prestar N cantidad hoy para obtener N+ mañana? ¿N+ mañana valdrá la pena la inversión N de hoy? Pero ¿cómo podemos determinar una respuesta a esa pregunta? Para eso entra en la escena el valor del dinero, el valor del dinero en el tiempo.

Todos hemos escuchado que el dinero vale menos que hace algunos años, y quizá algunos con mas años como yo podrán recordar lo que se podía comprar con un peso (mil pesos, de la moneda que tenia en una cara a la escritora de “hombres necios”, Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, alias Sor Juana Inés de la Cruz). Podías adquirir unas papas fritas (Sabritas), un refresco (Coca-Cola) y un chocolate Carlos V (a principios de los noventas, y cuando las porciones eran completas). El equivalente al día de hoy de mil pesos de aquel entonces sería un peso. ¿Qué te puedes comprar con un peso? o ¿Cuánto te costaría comprar exactamente lo mismo que hace 26 años? En la respuesta de esas preguntas encontramos la idea del valor del dinero.

En la actualidad 2019, para comprar exactamente los mismos productos debes utilizar al rededor de $30.00MXN (unos 30 mil pesos de aquel entonces) lo cual significa que recibir treinta pesos hoy, sería el equivalente a recibir un peso hace algunos ayeres. Teniendo en cuenta, y no dejando escapar, el detalle de que SERIA EQUIVALENTE, es decir NO habrías ganado ni perdido, habrías salido tablas. Cero ganancias, en un periodo de 26 años. Después de 26 años el valor del lonche escolar del viernes, ha subido en un 3000% (tres mil por ciento) o el valor del dinero a decaído en esa cantidad, alguna de las dos debe ser.

Claro, el ejemplo atraviesa por un periodo de devaluación, lo cual es otro asunto, pero nos permite vislumbrar que el dinero cambia su valor, y si pudiéramos conocer en que medida cambia el valor podríamos aplicar la siguiente formula:

Siendo i el interés, VF el Valor Futuro y VP el Valor Presente, y n el numero de periodos (años, meses, semanas, días… No importa lo largo del periodo, sino que este en el mismo lapso que la aplicación del interés) .

En el ejemplo, de los mil pesos de los noventas, el valor futuro del dinero habría tenido que ser mayor de 30 por cada peso. ¿Y eso cuánto es por cada año transcurrido? Con el valor presente de 1, el numero de periodos de 26 años y un poco de álgebra, se llegaría a lo siguiente:

Una inversión que incrementara la cantidad del dinero en un 13.97% anual, para un periodo de 26 años habría conservado el valor del dinero (lo que puedes comprar con esa cantidad de dinero). Eso quiere decir que de haber invertido un peso hace 26 años, hoy tendría 30 pesos. Con los cuales habría podido comprar exactamente lo mismo hoy que hace 26 años.

Si conocemos el costo del dinero (o lo que va dejando de valer) que en este caso es el valor representado por el interés (i) podríamos saber, partiendo de esa formula, la cantidad que debemos de obtener N+ mañana para que valga la pena una inversión de N cantidad hoy. Pero el valor de i es relativo a varios criterios, a tu criterio en particular (sobre todo si es tu dinero el que vas a invertir) puede ser un calculo como realice con el lonche universitario, o puedes tener de referencia alternativas seguras como son los prestamos al gobierno (CETES) Que dan un rendimiento pequeño, pero tan seguro como estable sea el gobierno, y si la inversión que piensas hacer da menos que eso… seria mejor ir a la segura ¿No?

El punto es que hay valores de i que son referencia para saber si tomas o no tomas una alternativa.

¿Vale la pena invertir? Bueno, la realidad es que si alguien esta ahorrando desde hace 26 años en un banco, o bajo el colchón. Aun si hubiere ahorrado la tercera parte de sus ingresos (como recomiendan algunas fuentes) el poder adquisitivo de su dinero habría disminuido drásticamente. En realidad al hacer ese tipo de comparativo, nos damos cuenta de lo que tiene que crecer la cantidad de dinero (anualmente) para que el valor del dinero permanezca igual. Desde luego que los comparativos pueden diferir debido a que algunas cosas con el tiempo, debido al incremento de la demanda, bajan de valor y otras (debido a muchas cosas mas) lo aumentan. Pero en términos generales, los alimentos es un buen punto de referencia sobre el valor del dinero.

En resumen, la pregunta ya no es ¿vale la pena invertir? puesto que ahora es imperativo; TIENES QUE INVERTIR. Por lo que, la pregunta cambia a ¿en qué debo invertir? ¿Cómo decido en que invertir? ¿Qué alternativas tengo?.

Lamentablemente no es el propósito de esta entrada ayudarte con la ultima pregunta, pero si ya tienes algunas alternativas te puedo ayudar a entender cómo evaluar las alternativas y entonces puedas elegir. Vuelve a ser una comparativa del valor del dinero en el tiempo, poder saber si lo que estas por gastar/invertir valdrá la pena en un futuro determinado.

Ahora, en términos generales las inversiones pueden redituar de dos maneras: la primera es cuando es algún tipo de negocio o de préstamo en donde tendrás flujos cada semana o mes de efectivo (o cada n tiempo), y la segunda es cuando inviertes esperando pase un periodo de tiempo (que puede ser muy breve) y vendas u obtengas los resultados de la inversión siendo un único evento (como en la compra venta de inmuebles/productos, inversiones a plazo fijo, etc.).

En ambos casos primero debes determinar (decidir, conocer) la tasa a la que debe de crecer el dinero para no perder su valor (o la alternativa de inversión mas segura que tengas, como los CETES, como punto de referencia) y segundo ver que el valor al cierre de la operación (o periodos que quieres evaluar) en valor presente sea mayor que el monto que tienes en el presente. Significativamente mayor.

Desde luego que determinar de forma precisa del cómo serán los flujos en un futuro dependerá en gran medida en la capacidad analítica y realista que tengas para hacer las especulaciones.

Ejemplos:

1.- Invertir en comprar un terreno para que pasados 26 años puedas vender y obtener una ganancia… ¿la ganancia que obtendrás será al menos 30 veces mayor que el valor original? (recuerda el ejemplo, el dinero debe haber incrementado en ese periodo de tiempo al menos 30 veces mas para no haber perdido su valor, y otros tantos mas para poder con la carga fiscal que generara la venta).

2.- Invertir en un puesto de tacos, donde día con día tendrás alguna utilidad (después de haber cubierto todos los gastos, cuotas e impuestos).

¿Cuál de los negocios reditúa más?. Para responder eso matematicamente hacemos un calculo relativamente simple; es traer a valor presente todos los flujos futuros, utilizando como interés o referencia de incremento la tasa mas segura (de las alternativas que tengamos para invertir, que en México son los CETES). Y hacemos la suma de esos valores traídos a valor presente.

Se supone que esos valores futuros serán positivos ya que son las ganancias de la inversión, el único flujo negativo será el primero pues representa la cantidad que habrías de invertir. Por supuesto que para cada uno de los proyectos la cantidad a invertir y la cantidad que redituara son diferentes (así como la cantidad de trabajo que debe ocurrir para cada proyecto en el terreno es prácticamente nulo y en los tacos… es una buena friega).

¡Santo cielo! Si que llevo varias semanas escribiendo esto y aun no vislumbro el fin del articulo, ni si quiera creo alguien pueda llegar a este punto del escrito y hubiere tomado una libreta para desarrollar su proyecto… sin embargo, si un día alguien llegara hasta este punto… pues me dice… y lo complemento xD